En crisis las playas de Puerto Rico


De vez en cuando ocurre un evento, (en este caso dos seguidos) como los huracanes Irma y María que muy bien pudieron haber modificado la hidrodinámica del área. No podemos descartar que la topografía del fondo marino de esa zona haya cambiado lo suficiente como para alterar la dirección y/o velocidad de las corrientes marinas y/o el ángulo en que el oleaje impacta la playa. El resultado ha sido un perfil de playa que se asemeja más al que ocurre en invierno cuando el oleaje es mayor al que usualmente tenemos en verano.

Es predecible que los residentes y comerciantes de la zona de Ocean Park van a exigir que el gobierno tome acción para proteger sus propiedades del embate de las olas. Bajo esta emergencia los residentes podrían solicitar un permiso para hacer mejoras temporales para atender la situación. Es también predecible que estas mejoras no es más que un amurallamiento de la infraestructura más afectada y que desafortunadamente, como hemos visto una y otra vez a través de todo Puerto Rico, se convierte en “mejoras” permanentes que va a causar, a largo plazo, mayor erosión aún.

El amurallamiento de las playas no es una solución a la erosión costera.

Los fondos federales bajo el Cuerpo de Ingenieros de Estados Unidos (Usace) que se han identificado para atender la erosión costera en Puerto Rico no deberían ser usados para amurallar las playas sea con gaviones, espigones, y otras formas de revestimientos. Jamás saldremos del problema de la erosión costera de esa forma.

Ver fuente:

2,149 Views