Puerto Rico no es corrupto


Puerto Rico no es corrupto, pero sigue votando por políticos lo son. Si vamos a sobrevivir este círculo interminable, tenemos que ser más sabios en las urnas. Escribo desde la Diáspora donde no dejamos de soñar en nuestra isla y de apoyarla. Escribo con fe y seguridad de que Puerto Rico tiene un futuro digno, porque en su mayoría los Boricuas somos gente buena, trabajadora que aman a su isla.

Nuestra Diáspora tiene grandes líderes. Mujeres y hombres que dedican sus vidas a engrandecer a Puerto Rico y su gente. Líderes que han combatido los estereotipos e imágenes negativas que nos persiguen. Profesionales y trabajadores dedicados. Algunos son políticos, otros educadores, científicos, médicos o empresarios. Muchas son mujeres como mi amiga Melissa Mark Viverito, cuya trayectoria en la ciudad de Nueva York culminó con su ascendencia a la presidencia del consejo municipal, segunda en rango solo al alcalde. Melissa es la primer y única persona latina/boricua en lograr un puesto tan alto en la Gran Manzana.

La trayectoria de Melissa va mucho más allá de la política. En su juventud trabajó con jóvenes en Aspira, surgió como una de las voces más importantes de la Diáspora, destacándose en la coordinación de cabildeos y movimientos de base que luchaban por el cese de los bombardeos en Vieques y trabajó con el movimiento laboral. En el presente Melissa, a través de proyectos como Power 4 Puerto Rico y Latino Victory, ha liderado campañas exitosas para lograr que el Congreso y la Casa Blanca otorguen mayores recursos a Puerto Rico tras el huracán María.

Ver fuente:

1 View