Wanda Vázquez la impopular dama de la justicia en Puerto Rico


 “No asumí para ser un ave de paso. Con esa frase defendió Wanda Vázquez su asunción como gobernadora de Puerto Rico.

La abogada de profesión, originaria de San Juan, Puerto Rico, llegó a La Fortaleza “porque así lo marca la Constitución”, pero asumiendo un cargo que ella misma rechazaba.

Con 59 años de edad y un vasto currículum, Vázquez tomó las riendas del gobierno boricua tras la renuncia del gobernador Ricardo Rosselló, el pasado 5 de agosto, luego de días de multitudinarias protestas en las que exigieron su salida.

La furia ciudadana estalló por la filtración de un chat en el que el mandatario y otros funcionarios intercambiaron mensajes xenófobos y sexistas.

Pero eso fue la gota que derramó el vaso, los puertorriqueños le reclamaban actos de corrupción y la falta de transparencia en las acciones efectuadas por su administración tras el paso del huracán María, en septiembre de 2017. Por ese fenómeno meteorológico murieron casi tres mil personas.

“Nunca me he caracterizado por tener miedo. Yo asumí esa responsabilidad, pues creo que el pueblo de Puerto Rico quiere seguridad, quiere estabilidad”, aseveró Vázquez el jueves, al ser cuestionada sobre los eventuales rumores que señalaban que pactó con legisladores una pronta renuncia.

Wanda Vázquez permanecerá en el cargo el resto del periodo que le correspondía a Rosselló hasta que se realicen las próximas elecciones, programadas para 2020.

Se convirtió en secretaria de Justicia en enero de 2017. Previamente se desempeñó como fiscal de distrito durante dos décadas en el Departamento de Justicia de Puerto Rico, llevando casos de violencia doméstica y abuso sexual. En 2010 fue designada al frente de la Oficina de la Procuradora de las Mujeres.

Ella misma contó al diario puertorriqueño El Nuevo Día que su sueño era defender los derechos del pueblo, pues desde pequeña le preocupó el acceso a la justicia.

Su infancia no fue jugando con muñecas, fue siguiendo series de televisión sobre detectives. Incluso, su programa favorito por muchos años ha sido Hawái 5-0.

Antes de que Rosselló abandonara La Fortaleza designó al excomisionado residente de la Cámara de Representantes Pedro Pierluisi como su sucesor, basándose en un ley de 1952 para que un secretario de Estado se convierta en gobernador sin el apoyo de las dos cámaras del Congreso. Pierluisi juramentó el cargo, pero el Senado no lo ratificó y turnó el caso al Tribunal Supremo.

Ver fuente:

1 View